viernes, 11 de noviembre de 2016

Leonard Cohen,el poeta del cielo en la tierra...


La pasada noche conocíamos la noticia de la muerte de Leonard Cohen a los 82 años. Todo el mundo daba por hecho que el cantautor canadiense había fallecido este jueves, tras la escueta nota que publicó su familia en su página de Facebook. “Hemos perdido a uno de los visionarios más venerados y prolíficos de la música”, apuntaba el texto, que no informaba del lugar ni de las causas de la muerte. Lo único que especificaba era que se iba a organizar un homenaje al artista en Los Ángeles, la ciudad en la que residía, en una fecha todavía sin determinar. La familia ha pedido privacidad durante este momento de dolor. Pues bien, la sorpresa ha sido mayor cuando algunos medios, como el Washinton Post y la propia Wikipedia han anunciado que la fecha del deceso del autor de ‘Hallelujah’ fue el pasado lunes 7 de noviembre y que lo hizo en su casa de Los Ángeles. ¿Por qué entonces la familia ha esperado cuatro días para dar a conocer la triste noticia? . De momento nada se sabe..
Fotogaleria.
La academia de los Grammy que premiò a Cohen el galardón a toda una carrera en 2010, publicó un comunicado en el que decía: “A lo largo de una influyente carrera que duró más de cinco décadas, Leonard se convirtió en uno de los poetas más adorados del pop y en una referencia para muchos compositores (…) Se le echará tremendamente de menos”. Cohen siempre fue reconocido como poeta tanto como por su música.
En 2011 recibió el premio Príncipe de Asturias de las Letras, el mismo que habían recibido Günter Grass, Amos Oz o Paul Auster. En su discurso en Oviedo, abordó esta doble condición: "Siempre he tenido sentimientos ambiguos sobre los premios de poesía. La poesía viene de un lugar que nadie controla y nadie conquista. Así que me siento un poco como un charlatán al aceptar un premio por una actividad que no domino".
El nombre de Cohen sonó durante años para el Nobel de Literatura. Publicó su primer libro de poemas en 1956, a los 22 años. Siguió publicando como poeta durante los años 60 en los que empezó a moverse en el mundo del pop. Grabó su primer disco en 1968. Solía señalar que era una década más viejo que los amigos y contemporáneos con los que compartió el éxito. En una ocasión dijo que se metió a la música porque la poesía no le daba para ganarse la vida.

En los años 80, cuando su voz adquirió la profundidad envolvente que le caracterizó, fue cuando empezó a modelar el personaje de su vejez. En esa época publicó la Hallelujah, uno de los mayores himnos de la historia de la música popular gracias a infinitas versiones posteriores.
 Leonard Norman Cohen, nacido en Quebec en 1934, vivó su vejez en Los Ángeles. Allí presentó su último disco, You want it darker, en un evento en la residencia del embajador de Canadá hace solo un mes, el pasado 13 de octubre. Fue su última aparición en público. Acudieron periodistas de todo el mundo a los que saludó diciendo: “Amigos, muchas gracias. Algunos habéis venido de muy lejos y os lo agradezco. Otros habéis atravesado Los Ángeles en coche. Se tarda más o menos lo mismo. Gracias también”. Desde una debilidad física evidente, hizo reír a los presentes varias veces con bromas como esta y una energía intelectual intacta. Cohen ya no se parecía al señor que, muy mayor, emocionó a miles de personas con un tour mundial en 2012, a los 78 años de edad. El pasado octubre, Cohen caminaba muy despacio y hablaba con poca energía, aunque su voz de oro aún llenaba la habitación y sobrecogía por su profundidad. Varias canciones You want it darker hablan del final de la vida y la preparación del encuentro con Dios. Apenas unos días antes, había avisado al mundo de que se sentía cerca de la muerte. “Estoy preparado para morir”, dijo en una entrevista con el director de The New Yorker que dio la vuelta al mundo. En aquella presentación quiso quitar hierro al asunto. "Me pongo dramático de vez en cuando", dijo... aunque a continuación reconoció que antes de partir de este mundo le gustaría “terminar las cosas” empezadas. La muerte de su querida Marianne en julio, víctima de leucemia, le dejó un vacío irreparable. “Que sepas que estoy tan cerca de ti que si estirases tu mano, creo que alcanzarías la mía”, escribió Cohen en una carta dedicada a su musa. “Espero que podamos hacer esto otra vez. Me propongo vivir 120 años”. Fue la última sonrisa de Cohen.
"Aleluya" y otras 9 canciones inolvidables del poeta y compositor canadiense Leonard Cohen

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada